Las montañas del Libano - Cap 4 - Vol 5

Esta es una expedición a las montañas del Líbano el único país árabe sin desiertos y la tierra de mis ancestros maternos. Mi madre hablaba de las montañas de su tierra, pero fue mi tía Uteh Arab quien me sedujo con sus cuentos de cumbres nevadas y las montañas de su pueblo natal, el Ahura.

Me contaba que mi abuelo Resallah era campesino y pastor, y que le encantaba subir las montañas donde pastoreaba sus rebaños de cabras. Me contaba que era cazador, y que era muy fuerte. Que se había enamorado de Anice, de trece años, y que ambos habían escapado de la guerra familiar a Chile.

Lo que más me impresionó del Líbano fue el valle Santo de Kadisha, refugio de ermitaños y patriarcas, un profundo desfiladero moldeado por el río Kadisha, que ofrece gran resguardo. Por lo mismo, numerosos monasterios y pueblos se enclavan en la región. Aquí entramos en la dimensión de la montaña templo, santuario, casa. Aquí están los cristianos maronitas, como mi familia libanesa. Nuestra montaña es el Qornet et Souda o cuerno negro, la montaña más alta de la cordillera del Monte Líbano (3.088 metros). Un paseo por la nieve en un país árabe.  Y vi a mi abuelo, subiendo montañas del Líbano. Un sueño despierto, un viaje a mi propia identidad, más allá y más acá de las cumbres.

Hace tiempo que sé que las montañas son templos, que la visión de lo alto da entendimiento, claridad, un espejo del alma, del ser... reflejos en el silencio. En el Líbano, supe porque amo las montañas, como montañista.

 

Precio: $2,500